EntreFronteras.com

La Eurocámara da el visto bueno al protocolo pesquero con Mauritania

Pesqueros en las costas mauritanas de Nouadhibou. / Flick
Pesqueros en las costas mauritanas de Nouadhibou. / Flick

El Parlamento Europeo ha dado luz verde a la renovación del acuerdo de asociación en el sector pesquero entre la UE y Mauritania. El nuevo protocolo de pesca, aprobado por 467 votos frente a 154 y 28 abstenciones, se mantendrá en vigor hasta diciembre de 2014. El eurodiputado responsable de este tema es el presidente de la comisión de Pesca, el español Gabriel Mato (PPE), quien propuso rechazar el protocolo debido a la exclusión de la flota cefalopodera.

El nuevo protocolo garantiza el acceso a los caladeros mauritanos de las flotas pesqueras de 12 Estados miembros, entre ellos España, pero con restricciones importantes, como la prohibición de que la flota cefalopodera europea faene en aguas mauritanas.

En el debate Mato se refirió a las negociaciones con las autoridades mauritanas posteriores a la firma del acuerdo y subrayó que “a día de hoy, este acuerdo modificado es infinitamente mejor que el firmado inicialmente. Es positivo en muchos aspectos, pero todavía sigue teniendo una laguna y es que sigo sin entender las razones por las que se han negado a dar ni una sola oportunidad de pesca al sector cefalopodero”.

“¿Es este acuerdo mejor que el anterior? Sí. ¿Ofrece más y mejores posibilidades de pesca? Sí. ¿Va a permitir que una parte de la flota que inicialmente había renunciado vaya a pescar? Sí. ¿Es todo esto suficiente? Ojala pudiera decir que sí, pero no lo puedo decir”, concluyó el ponente.

El acuerdo, el más importante en el sector pesquero entre la Unión Europea y un país extracomunitario en términos de volumen y variedad de especies, garantiza el acceso a los caladeros mauritanos de las flotas de 12 Estados miembros: España, Italia, Portugal, Grecia, Francia, Reino Unido, Malta, Holanda, Alemania, Polonia, Lituania y Letonia.

El nuevo protocolo pesquero abarca ocho categorías: especies pelágicas, merluza y especies demersales (aquellas que viven en el fondo del mar), mariscos (gamba, langostino, cigala y cangrejo) y atún. El acceso a los cefalópodos (pulpo) sería exclusivo para la flota mauritana, lo que perjudica especialmente a los barcos gallegos y canarios. En el protocolo anterior había 32 barcos cefalopoderos, de los que 24 eran españoles.

En el debate los eurodiputados favorables al protocolo argumentaron que es más respetuoso con el medio ambiente que el actual y más coherente con la nueva política pesquera europea, que entrará en vigor en 2014.

El acuerdo aprobado hoy incluye una cláusula de derechos humanos y prevé su terminación si las posibilidades de pesca están infrautilizadas. De los 70 millones de euros anuales que la UE tiene que desembolsar, 67 millones se destinan al acceso a los recursos pesqueros, mientras que los 3 millones restantes contribuyen a desarrollar sectores específicos de la política pesquera del país norteafricano. Además, se estima que la industria pesquera europea aporta otros 40 millones en concepto de cánones por licencias de pesca.

El anterior protocolo con Mauritania expiró el 31 de agosto de 2012. La Comisión Europea negoció uno nuevo, que se rubricó el 16 de diciembre de 2012, fecha en que entró en vigor de forma provisional. El nuevo protocolo abarca un periodo de dos años desde la fecha de su firma.

Hasta ahora, la mayoría de las licencias de pesca mauritanas se han concedido a buques españoles, seguidos de los franceses.

Deja un comentario