En el Sahel, durante 2012, más de 18,5 millones de personas están sufriendo una de las peores crisis alimentarias de la década.

La sequía, especialmente grave, les ha dejado sin comida. No hay leche porque los animales mueren por falta de pasto y, por si fuera poco, los precios de los alimentos han subido entre el 25% y el 50%. “Lo que está pasando no lo había visto jamás en toda mi larga vida”, explicaba Moussa Dja, un vecino de Ouma, Mauritania, de 80 años.

En Mauritania, el país más pobre del Magreb asociaciones como Oxfam ayudan para paliar la crisis.

Desde este blog, y con este vídeo, animo a todos los lectores a colaborar con iniciativas solidarias que se han visto mermados por los terribles recortes en cooperación promovidos por los estados de la UE.

En Mauritania, a pesar de contar con una población de tan sólo 3,5 millones de personas y disponer de importantes recursos naturales, un 46% de la población vive bajo el umbral de la pobreza. Esta contradicción es la razón por la cual la sociedad civil de este país pone su empeño en exigir reformas políticas, económicas y sociales, con el objetivo de reforzar la democracia y el buen gobierno, la lucha contra la pobreza y la promoción de la unidad entre toda la ciudadanía.

La falta de compromiso por parte del Estado, la degradación de las condiciones y factores de producción, los impactos climáticos recurrentes, la incoherencia de políticas y el mal gobierno son algunos de los factores que limitan el desarrollo y contribuyen al aumento de la pobreza.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *