Unos 300 ciudadanos de origen subsahariano intentaron saltar ayer a plena luz del día, 15:00 hora local, la valla de Melilla en una segunda avalancha en dos días en la frontera que separa la ciudad autónoma y Marruecos. Según la Subdelegación del Gobierno 100 de estos migrantes lograron cruzar la alambrada ayer a la altura de Rio de Oro, y otros veinte el lunes.

Durante el salto masivo de ayer dos agentes de la guardia civil resultaron lesionados, uno de ellos, con un esguince en la rodilla y, el otro, con una contusión en la mano izquierda. Por otro lado, cuatro migrantes fueron asistidos por contusiones leves.

Además, el salto masivo provocó la ruptura en 40 metros de la parte superior de la valla,que mide seis metros de altura, y que según la jefa de prensa de subdelegación es “uno de los puntos con menos dificultades de la valla”, y es que en esta zona de la alambrada no cuenta con la doble valla que separa a la ciudad con Marruecos.

Subdelegación de Gobierno calificó este segundo asalto masivo como de “invasión en toda regla”, y aseguró que los migrantes se han enfrentado con actitud prepotente y agresiva a las fuerzas de seguridad.

Ante el alto número de subsaharianos los agentes activaron un dispositivo de seguridad que se percibió en las calles melillenses al multiplicarse su presencia, además el helicóptero de la Policía Nacional peinó durante toda la tarde los dos 12 kilómetros cuadrados del enclave español en el norte de África

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *