La alambrada de Melilla a la altura de Beni Enza. / S.R

Estos días de estancia en Melilla he descubierto el verdadero significado y naturalidad con el que los habitantes de esta ciudad tienen a las técnicas de separación de la frontera con Marruecos.

Para los medios de comunicación esa frontera que cuenta con dos vallas de seis metros y protegida por unos 40 guardia civiles es la conocida como Valla de Ceuta y Melilla. Una estructura rígida de alambre que miles de personas ven y conviven con ella cada día.

Sin embargo, el término valla no es tan usado entre los melillenses, es más, José Alonso Sánchez, portavoz de la Asociación Pro Derechos Humanos de esta ciudad, asegura que no es una valla sino una alambrada. “Quieren llamarla valla cuando en realidad es una alambrada, y es que una valla puede ser de madera o ladrillo, pero esto es una frontera de alambre” comenta Sánchez quién cree que su terminología tiene un objetivo mediático.

Y el objetivo está más que conseguido, es más el término alambrada suena más a un concepto militar que a una técnica fronteriza, por ello la valla es un término más que extendido entre los profesionales de los medios de comunicación

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *