Varios militares custodian las habitaciones de los cooperantes secuestrado en la visita del consul. / J.F. Ruiz (Rabuni)

Muchos llegaron a Europa la noche del sábado, otros permanecen en Tinduf, pero finalmente los más de 100 cooperantes que viven habitualmente en la ciudad administrativa de Rabuni permanecerán colaborando con los refugiados saharauis según confirmó la agencia de noticias saharauis.

Y aunque el secuestro de tres de ello ha dañado mucho la seguridad el Polisario, este se ha puesto las pilas y ya controla toda la región con militares armados y policías de paisano, algo inusual en los campamentos de refugiados saharauis.

Las autoridades de las RASD informaron a los cooperantes internacionales que podía evacuar la zona un días después del secuestro, pero estos decidieron permanecer en Tinduf con los saharauis, además muchos de ellos han optado por visitar a sus familiares ante la preocupación ya que la agenda de los medios ha girado hacia el suroeste argelino causando una fuerte alarma.

Sin embargo, entre los cientos de españoles que llegaron la noche del sábado a España tras participar en Artifariti fueron escoltados con militares hasta el aeropuerto de Tinduf. En otras ocasiones varios militares del Polisario viajaban junto a los occidentales y varias patrullas protegían la caravana de extranjeros, no obstante el viernes pasado la situación había cambiado ya que los carriles de la única carretera de Rabuni ha Tinduf estaba controlada por los militares y ningún civil saharaui o argelino podía pasar cerca de estos, según confirmaron algunos participantes.

Por otro lado, estos también han afirmado que los propios saharauis están muy preocupados por los secuestrados y por el daño de los secuestradores malienses ya que son miles los españoles que viajan a Tinduf todos los años, y ha causado que vuelos chárter organizados por asociaciones cancelen sus visitas para los próximos meses. Además, según comento el cooperante J.F. Ruiz la situación ha cambiado tan considerablemente que ahora “los niños te preguntan si necesitas algo en vez de pedir caramelos”, como era habitual entre los menores refugiados.

Entre los cooperantes el tema de conversación los últimos días ha sido este, y como los secuestradores sabían donde actuar ya que a 170km de Rabuni, cerca de la frontera con Mauritania, estaba Dajla, un pequeño campamento de refugiados donde los cooperantes abundan y cuya huída habría sido más eficaz que desde Rabuni, algo que les ha hecho pensar que no venía por dos o tres sino por muchos más cooperantes internacionales.

Hasta el momento no se sabe nada de la negociación del rescate de los cooperantes, pero se está investigado, ya que los secuestradores conocían el lugar y todo apunta a una mano negra algo que las autoridades saharauis no van a permitir después de vulnerar un flaco espacio entre el este de Rabuni y la inmensidad del desierto del Sahara.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *