Las clases en Libia fueron interrumpidas por la intervención de la OTAN. / UN Photo-John Isaac

Más de 1,2 millones de niños volverán a la escuela en los próximos días en Libia, diez meses después de que las clases fueran interrumpidas por los enfrentamientos entre los opositores y las fuerzas del gobierno de Muammar Al-Qadhafi, dictador durante las últimas décadas en el país de la región del Magreb.

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) ha apoyado este retorno de los menores a las aulas trabajando en la rehabilitación de las instalaciones escolares que fueron dañadas por el conflicto o que sirvieron como centros militares o humanitarios.
Entre otras labores, el personal de UNICEF ayudó a limpiar los escombros y a retirar minas y otros artefactos explosivos de las escuelas, además de participar en la impresión y distribución de los libros de texto, explicó Marixie Mercado, portavoz de ese organismo de la ONU.

“UNICEF está apoyando también en la localización de niños desplazados o vulnerables para garantizar que se inscriban a clases y está dando asistencia sicosocial a los menores con problemas graves de angustia”, dijo Mercado.

Indicó que muchos niños sufren traumas profundos debidos a la violencia o pérdida de seres queridos y destacó la importancia de que regresen a la escuela para que vuelvan a tener una vida normal.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *