Protesta entre saharauis y agentes marroquíes en el Sahara. / EquipeMedia

Protesta entre saharauis y agentes marroquíes en el Sahara. / EquipeMedia

La necesidad de un Magreb unido y con perspectivas de futuro que mejoren sus ambiciones sociales y económicas tras el proceso de la Primavera Árabe es fundamental para la estabilidad del mediterráneo, y de los propios países de lo conforman.

Marruecos debe solucionar el conflicto del Sahara ya que el reino alauí es el principal elemento para poner fin a la situación de inestabilidad política en la zona, que vive en los últimos años un proceso de cambios que están repercutiendo en la mejora de las condiciones económicas de los ciudadanos.

El conflicto que va a llegar a su cuarta década está estancado a causa del desinterés de Marruecos de realizar un referéndum que incluya la autonomía del territorio o la independencia total. Es necesario despejar dudas y dejar marcadas las líneas fronterizas del Magreb para crecer unidos y permitir la apertura de las fronteras entre Marruecos y Argelia.

Un estado con perspectivas democráticas no debe tener miedo a efectuar un referéndum en el Sahara

Es más, a la Unión Europea le interesa el bienestar de estas dos potencias magrebíes para su beneficio económico. Los costes del gas, la seguridad, las migraciones y sin hablar de la pesca están sujetas con pinzas diplomáticas que penden de un hilo inestable basado en las posturas sobre el conflicto saharaui.

Y es que un estado con perspectivas democráticas como Marruecos no debe tener miedo a respetar la legalidad internacional y efectuar un referéndum en la zona, ya que entendemos que si la Misión de la ONU que estará un año más en la zona no va a proteger los derechos humanos procesará el referéndum, sino su misión se habrá acabado.

Cierto es que el temor a perder el territorio perjudica a la idea expansionista del Gran Marruecos, pero desde la legalidad el país puede acceder a una democratización real que permita buscar otros intereses económicos ya que un Sahara independiente está obligado a entenderse con el reino alauí, pero un Sahara Marroquí avalado por la población autóctona será un éxito económico que permitirá a Marruecos crecer incluso a niveles de estados de la Unión Europea, pero para ello es necesario dejar elegir a la población.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *