EntreFronteras.com

La ONU urge a intervenir en Malí

Soldados nigerinos se entrenan cerca de la frontera con Malí. / S.M

El Consejo de Seguridad de la ONU expresó su gran preocupación por los movimientos militares y los ataques de grupos extremistas y terroristas reportados en el norte de Mali, particularmente en la ciudad de Konna.

En una declaración de prensa, el órgano de seguridad advirtió que el deterioro de la situación amenaza aún más la estabilidad e integridad de ese país, además de constituir un riesgo para la paz y seguridad internacionales.

Los integrantes del Consejo instaron a la elaboración inmediata de una hoja de ruta política y consensuada que incluya negociaciones serias con los malienses no extremistas del norte y que pugne por la restauración del gobierno democrático.

Asimismo, reiteraron su llamado a los Estados miembros a asistir en la solución de la crisis en Mali y a proveer recursos a las Fuerzas de Seguridad y Defensa Malienses para reducir la amenaza de las organizaciones terroristas que operan en el país.

En este sentido, el Consejo subrayó la urgencia del despliegue rápido de la Misión Internacional liderada por África de Apoyo a Mali (AFISMA).

Urgimos a que se adhieran al cese de hostilidades declarado el 4 de diciembre de 2012 en Ouagadougou”

Por su parte, el portavoz de Naciones Unidas en Nueva York, Martin Nesirky, señaló que los movimientos de los generan tensiones.

“Urgimos a que se adhieran al cese de hostilidades declarado el 4 de diciembre de 2012 en Ouagadougou y seguimos llamando a las partes a emprender un diálogo para abordar la situación”, dijo.

Nesirky también instó a los grupos rebeldes que cumplan con las resoluciones del Consejo de Seguridad que les piden cortar nexos con las organizaciones terroristas.

Agregó que la ONU apoya los esfuerzos mediadores de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) y que espera la reanudación de las negociaciones el 21 de enero.

El portavoz indicó, asimismo, que Said Djinnit, representante especial del Secretario General de la ONU, continúa su labor para lograr una solución política que incluya un diálogo nacional y el establecimiento de una hoja de ruta para la transición en Mali.

La crisis política en Mali comenzó el 21 de marzo con la rebelión de elementos de las fuerzas armadas que anunciaron la disolución de las instituciones de gobierno y la suspensión de la Constitución. Los rebeldes Tuareg del norte del país se valieron de esa coyuntura con propósitos secesioncitas e iniciaron enfrentamientos violentos con el ejército nacional. Esta situación fue aprovechada por grupos extremistas que han tomado gran parte del territorio, causando el desplazamiento de más de 400.000 personas.

Según fuentes mauritanas, muchos de los rebeldes Tuareg del MNLA están entregando sus armas y entrando en territorio mauritano, ante la presión de las fuerzas islamistas y los contrabandistas que ya controlan el norte de Malí.

Deja un comentario