Una imagen de la roca de archivo. / Flick

Una imagen de la roca de archivo. / Flick

Hace varios meses que no visitaba la roca inglesa. Lo hice hace unos días, está ataviada de adornos navideños, pero parece que desde la última crisis de la frontera con España se ha gestado el cambio nacionalista.

El discurso “british” de Picardo ha calado a tal nivel que la bandera rojiblanca del peñón ondea menos que la del Reino Unido. A su gente le ocurre lo mismo, hay vecinos que hace meses que no salen, lo contrario que ocurre con los vecinos del Campo de Gibraltar. Estos cruzan la verja para comprar los detalles navideños, en una ciudad repleta de un comercio sin impuestos.

“Feliz christmas”, dice un llanito a otro en un café de la céntrica calle Main Street. La calle es uno de los motores del comercio local del peñón y donde los ingleses de la península ibérica suelen encontrarse. Lo mismo ocurre con los habitantes del Campo de Gibraltar. Es la calle de las compras, y Navidad se ha convertido en una campaña económica más que una festividad religiosa.

Pero las banderas británicas coinciden en estas fechas con los adornos navideños, y las tradiciones más andaluzas. El parlamento gibraltareño, al igual que muchas instalaciones españolas, tiene abierto la visita de su tradicional ‘Belén’ que es acompañado de los cotidianos villancicos españoles, desde ‘Campanas de Belén’ hasta la ‘Los peces en el río’.

Y es que pese a quién pese, las tradiciones entre los habitantes del Peñón coinciden entre los colonos ingleses y las influencias de los vecinos andaluces. Pero como es habitual sus políticos los separan, y entre los discursos nacionalistas se perjudican trabajadores andaluces, familias mixtas y hasta los menores que estudian a ambos lados.

Hoy, Navidad. En el peñón coinciden las tradiciones, y mientras ayer muchos vecinos de la roca celebraban la Noche Buena (costumbre española), hoy otros almorzaran celebrando la Navidad (costumbre inglesa).

Y aunque para muchos Gibraltar sea punto de estrasperlos y contrabando. Es también el paso entre dos ciudades hermanas separadas por nacionalidades.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *