EntreFronteras.com

Denuncian a Francia por la muerte en la costa libia de 63 inmigrantes


 

Un año después de la muerte de 63 migrantes en un barco proveniente de Libia, algunos sobrevivientes, con el apoyo de una coalición de organizaciones no gubernamentales, han depositado en Francia una denuncia contra el Ejército francés por no asistencia a personas en peligro.

Además, han exigido a la OTAN y sus Estados miembros a ofrecer información que ayude a esclarecer la cadena de acontecimientos que culminó en la muerte de los migrantes, señaló una coalición de organizaciones de derechos humanos a través de cartas conjuntas enviadas a la OTAN y a diversos Estados

En marzo de 2011, el caos se instaló en Libia y miles de extranjeros se vieron obligados a salir del país para huir de la violencia. 72 personas de origen etíope, eritreo, nigeriano, ghanés y sudanés embarcaron la noche del 27 de marzo de 2011 a bordo de un barco a motor con destino a Italia. Unas horas después de su salida, un avión francés de patrulla sobrevoló el barco y señaló su presencia a los guardacostas italianos. El periplo de los migrantes se transformó muy pronto en una pesadilla. Les faltó combustible, comida, agua potable y perdieron el control del barco. Por teléfono lanzaron un S.O.S., recibido por los guardacostas italianos, quienes a su vez dirigieron señales de alarma a todos los navíos presentes en el mar Mediterráneo, indicando la ubicación del barco. Las señales se emitieron cada 4 horas durante 10 días. Las aguas a la altura de Libia estaban en aquel entonces masivamente ocupadas por fuerzas militares que disponían de una tecnología sofisticada. La embarcación fue localizada por helicópteros en dos oportunidades. Uno de ellos incluso lanzó algunas botellas de agua y galletas a los pasajeros, antes de irse. Después, nada.

Tras 9 días a la deriva, mientras numerosos ocupantes ya habían muerto, los migrantes se encontraron con un navío militar. Señalaron su desamparo y enseñaron los cuerpos de los bebés muertos. Pero nadie les fue a ayudar. El barco encalló en las costas libias tras 15 días a la deriva. A su bordo, sólo 11 sobrevivientes, entre los cuales 2 murieron poco después del desembarque en Libia. 63 personas, entre las cuales 20 mujeres y 3 niños, murieron por falta de auxilio.

Deja un comentario