Bandera de la Liga Árabe. / L.A

Bandera de la Liga Árabe. / L.A

El 87% de los jóvenes del norte de África y Oriente Medio se sienten más orgullosos de ser árabes desde que estallaron las revueltas. Esta ha sido una de las informaciones más comentadas en los últimos días entre los medios arabófonos.

Y es que han pasado más de dos años y los estudios sobre la ‘primavera árabe’ siguen teniendo secuelas entre los jóvenes, que en su mayoría, un 74%, cree que sus vidas mejorarán en el futuro como consecuencia de los cambios producidos.

Estos son algunos de los datos más relevantes del último estudio sobre Juventud Árabe llevado a cabo por la consultora ASDA’A Burson-Marsteller, que ha encuestado a unos 3.000 jóvenes de entre 18 y 24 años entre diciembre de 2012 y enero de 2013.

Pero si esa gran mayoría de los jóvenes se siente aún más árabe que antes de las revueltas ¿Por qué estos siguen teniendo tantas diferencias entre sus estados? Y es que a los árabes, a igual a los países de América Latina, nos les une los factores positivo porque lo negativo se les distancia aún más.

Política aparte, si los árabes acercasen más sus posturas en organismos internacionales como la Liga Ärabe podría sumar puntos para obtener una ente supranacional, todavía muy lejana en la región, ya que tienen más factores de alianza que por ejemplo la Unión Europea. Sin embargo, los contenciosos de Palestina o el Sahara Occidental siguen separando a los estados árabes, sin hablar de sus políticas exteriores.

Pero hay un dato relevante en este estudio y es que el 72% de los jóvenes árabes reconocen como fuente principal de información la televisión, y hablar de televisión en el mundo árabe es hablar de la qatarí Al Jazeera. La cadena ha conseguido unir la información de la región en su plataforma satelital, mostrando un medio independiente y moderno gestionado por los árabes de los Emiratos, por cierto la nación más valorada por los jóvenes en este estudio.

Aunque las redes sociales se hicieron notar dentro de las revueltas en los países árabes, la cadena de televisión Al Jazeera es una de las principales emisoras del nuevo mensaje modernistas, desde el campamento de Gdeim Izik en el Sahara hasta las calles de Alepo en Siria.

Pero la primavera árabe solo ha sido una chispa que prendió el fuego, que sigue ardiendo pero cada vez con menos fuerza. Por ello se entiende que los jóvenes crean que los movimientos sociales de las revueltas le lleven a una mejor vida de libertad, pero no inmediato.

Pero para ello hay que entender los cuatro tipos de ‘Primavera Arabe’ para interpretar las visiones de los jóvenes según sus correspondientes países. Represora (Libia, Siria o Yemen), Pacifista (Túnez y Egipto), Reformista (Marruecos y Jordania) y la Mixta (Argelia). En todos los casos ha habido una intención derroquista pero tan solo cuatro naciones han conseguido eliminar a sus altos representantes, y en el caso de Libia con una terrible guerra civil que aún vive hoy sus consecuencias.

Pero estos comparten en común, que los movimientos de la primavera árabe se han incluido dentro de los movimientos asociativos, y siguen avanzando en su lucha ahora sin el clamor de la mayoría de los ciudadanos y sin las plazas.

Y aunque parezca que se ha hecho poco, la ‘Primavera Árabe’ ha sido un gran paso para los jóvenes que se vieron obligados a migrar y que ahora se ven en la necesidad de implicarse en el camino a una democracia real.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *