Hoy hemos continuado nuestra labor periodística en Andalucía. En esta ocasión con la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, donde hemos vuelto a preguntar sobre su postura sobre el conflicto del Sahara Occidental, en nuestro ejercicio de defender el derecho de los ciudadanos a que sean comunicados y que a través de las herramientas los dirigentes políticos hablen sobre los acontecimientos que afectan a los ciudadanos.

El pasado sábado, unas 300 personas se manifestaron en Sevilla con una marcha titulada #AndaluciaconelSahra, etiqueta en redes sociales que ha puesto en manifiesto la disconformidad y la repulsa de miles de andaluces ante la decisión de la presidenta de vetar el viaje de Diego Valderas, vicepresidente por Izquierda Unida, a los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf.

En sus declaraciones, que ofrecemos al completo, Susana Díaz reitera nuevamente su rechazo de que se lleve a cabo ese viaje a los campamentos por parte de ningún miembro del gobierno andaluz, mientras utiliza la doble moral para justificar la solidaridad y la ayuda humanitaria, pero sin promover un compromiso político ante el conflicto del Sahara. Por otro lado, la presidenta afirma que tratará de garantizar la cooperación a los refugiados, pero que no antepondrá la seguridad que le ofrece un “socio estable para España y Europa como es Marruecos”, dejando a un lado el respeto de los Derechos Humanos.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en un mitin del PSOE. / Oficial

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en un mitin del PSOE. / Oficial


En la rueda de prensa garantiza la solidaridad, es más, alardea de que el “Gobierno de Andalucía” siempre ha sido “el más solidario con el Sahara”, pero obvia de nuevo los reclamos de un pueblo que hace solidaridad anónima a las familias que abren sus puertas y corazones a los niños del Sahara.

Es más, reprocha a este corresponsal que le falta el “respeto” al preguntarle quién decide sobre las políticas de cooperación, si Rabat o Sevilla. Lo cierto es que quién se encarga es el equipo de Diego Valderas, ese mismo al que ha vetado viajar al Sahara y por el que pone en riesgo la estabilidad de Andalucía. Por otro lado, su viaje a Marruecos deja en evidencia que el pacto no es por la solidaridad con la libre determinación de los pueblos, el derecho internacional y los derecho humanos, es con la caridad y el pacto con el aliado.

La presidenta ha asegurado a este corresponsal que Marruecos proporciona una estabilidad y seguridad en un momento tenso, y que es un aliado de España y Europa. Aquí la pregunta era obligada “¿Antepone la seguridad a los Derechos Humanos en los países que le garantizan la seguridad?”. Aquí la presidenta arremete contra mi formación, y dice “usted no sabe de lo que esta hablando” y en un tono dictatorial termina la conversación.

Pero, las respuestas inconclusa a los periodistas, son inconclusa a los ciudadanos. Hay que dejar claro que la superioridad con la que hablan los políticos a los periodistas (ciudadanos), deja en evidencia que la dialéctica no garantiza la intelectualidad del orador , por ello dejamos toda la declaración sobre el Sahara para que puedan sacar vuestras conclusiones. Yo de momento le he pedido una entrevista a la presidenta para hablar de la realidad de Mediterráneo y del conflicto del Sahara.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *