Raimundo Amador en el concierto de la Fundación Tres Culturas. / Ramiro Sabatini

Este fin de semana la ciudad de Sevilla vivió un conflicto a cusa de dos eventos que tenían cita en la capital andaluza, por un lado el Festival Sahara Libre y por otro el XX aniversario de la Expo92 en el pabellón de Marruecos, actual sede de la Fundación Tres Culturas (F3C).

El primer evento tenia como temática y denuncia, la independencia del Sahara Occidental y el respeto de los derechos humanos en la antigua colonia española, para ello se desplegaron decenas de actividades por toda la ciudad, y Jerez, mostrando los rasgos culturales del pueblo saharaui.

Sin embargo, en el Pabellón de Marruecos en la Isla de la Cartuja tuvo cita la conmemoración del XX aniversario de la Expo92, que organizó la F3C, organización hispano-marroquí subvencionada por la Junta de Andalucía y el Reino de Marruecos, donde actuó el artista sevillano Raimundo Amador junto a músicos marroquíes, las organizaciones pro saharauis denunciaron que el artista apoyase la iniciativa después de participar en un concierto en Rivas en solidaridad con la activista saharaui Aminetu haidar.

Pero no fue en este acto donde residió la toda la polémica sino en una muestra cultural del gobierno de Marruecos, donde aparecieron “disfrazados de saharauis”, según las asociaciones, la delegación marroquí en los actos protocolarios y en el bazar de Marruecos, sito en los jardines de la F3C, donde una haima ofrecía una muestra de la cultura marroquí que se alejaba bastante de las tradicionales chilabas y babuchas marroquíes, transformadas ahora en darra’a (vestimenta típica saharaui) según denunciaron las asociaciones.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *