Agente del Cuerpo Nacional de Policía en un puesto fronterizo. / S. Rodrigo

Agente del Cuerpo Nacional de Policía en un puesto fronterizo. / S. Rodrigo

En el marco de la reciente escalada de violencia en el noreste de Nigeria, ACNUR está recomendando a los Estados que no lleven a cabo retornos forzosos de personas a la región, al tiempo que insta a mantener las fronteras abiertas para los nigerianos que huyen del país y que pueden estar en necesidad de protección internacional.

Estas directrices de ACNUR figuran en las Recomendaciones sobre Retorno, recientemente emitidas por la Organización, con las que trata de garantizar el respeto de los principios humanitarios y del asilo habida cuenta del empeoramiento de la situación de seguridad en el noreste de Nigeria.

El conflicto entre el ejército nigeriano y los insurgentes en los estados de Adamada, Borno y Yobe, en el noreste del país, ha llevado a un deterioro de las condiciones de seguridad y humanitarias en la región, que se encuentra en estado de emergencia desde el mes de mayo. Se estima que la violencia ha desplazado a unas 5.000 personas en la región pero, puesto que los ataques han dificultado el acceso humanitario, ACNUR considera que la cifra real de personas afectadas podría ser muy superior.

Unos 10.000 nigerianos han cruzado a los países vecinos -Camerún, Chad y Níger- durante los últimos meses. La mayoría, unos 8.100, han buscado refugio en Camerún según las autoridades locales, que aseguran que los nigerianos siguen llegando. El número de refugiados nigerianos en Níger es de 2.700 y en Chad de 150.

ACNUR está muy preocupado por las informaciones recibidas que dan cuenta del retorno forzoso de 111 personas desde Camerún a Nigeria el 5 de octubre. Estas personas fueron expulsadas del pueblo de Amchidé, en la región camerunesa de Far North, hacia el estado de Adamawa, en Nigeria. Durante el incidente 15 personas murieron y otras siete resultaron heridas. Las otras 89 personas regresaron inmediatamente a Camerún y fueron detenidas. ACNUR está trabajando con el gobierno de Camerún para evaluar si en este grupo habría personas en necesidad de protección internacional.

Dada la actual situación de seguridad en el noreste de Nigeria, es probable que las personas que huyen cumplan loscriterios para el reconocimiento de la condición de refugiado, tal y como se indica en la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y la Convención de la Unión Africana de 1969.

Las Recomendaciones de ACNUR sobre el Retorno permanecerán vigentes hasta que la situación de seguridad y de los derechos humanos en el noreste de Nigeria mejore lo suficiente como para permitir un retorno seguro y digno.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *