Netanyahu y Hollande tras la rueda de prensa. / Eliseo


Siete meses y diez días después de la matanza, por parte de un extremista islámico de origen argelino, en una escuela de estudiantes judíos de Touluse el presidente de la Republica de Francia y el primer ministro israelí han rendido honor a las víctimas.

Generalmente las ceremonias en memoria de víctimas del terrorismo suele hacerse con al menos un año, sin embargo aquí en París se ha decidido conmemorarlas aprovechando la visita de Benjamin Netanyahu, el abanderado de las causas del judaísmo.

“El extremismo contra los Judíos y no Judíos, el antisemitismo y el terrorismo son inaceptables. Este es de hecho la base de nuestra civilización común que abrazar la libertad y estamos unidos cuando se trata de luchar contra aquellos que están dispuestos a matar la libertad y matar a los hombres y mujeres inocentes” . Estas palabras, algo contradictorias, defendió el representante del ejecutivo israelí antes de visitar a las víctimas.

Por su parte el presidente Hollande dijo en Touluse que “los Judíos de Francia deben ser conscientes de que la República hace de todo para protegerlos. Garantizar su seguridad es una causa nacional, no solo de los Judíos, sino la de los franceses en general”.

En Francia viven unos cinco millones de musulmanes, la mayoría pertenecientes a la tercera generación de inmigrantes magrebíes de las antiguas colonias que este país instaló, sobre todo en Argelia y Túnez.

La mayoría de estos son pro palestinos, al igual que una mayoría de los países de Europa, tema que también confronta dentro de las poblaciones de diferentes religiones y que centra el conflicto en Oriente Próximo.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *