Mohamed VI en el recibimiento de Ross en Rabat. / MAP

Todo apuntaba a que no iba a ocurrir, pero en un acto de ‘buena voluntad’ el Rey de Marruecos, Mohamed VI, ha recibido en el palacio real de Rabat al enviado especial de las Naciones Unidas para el conflicto del Sahara, Christofer Ross, con el que han debatido una solución al contencioso, al que Marruecos ofrece una autonomía (Este proyecto se caracteriza por tener un parlamento autonómico en El Aaiún).

Las discusiones en su estancia con Mohammed VI y algunos miembros del gobierno “aportaron una valiosa contribución a la búsqueda de un medio más eficaz para el arreglo del diferendo sobre el Sahara”, subrayó el enviado personal del secretario general de las Naciones Unidas para el Sahara en declaraciones recogidas por la agencia oficial de Marruecos (MAP).

Este acto se ha valorado por la prensa independiente como una muestra de la monarquía de solventar definitivamente el único proceso de descolonización abierto en el mundo, y encabezado por el diplomático estadounidense cuya legitimidad fue retirada por Marruecos, pero revalidada por las Naciones Unidas.

Y aunque el enviado de las Naciones Unidas, como todos los anteriores, no viajara al propio territorio del Sahara Occidental, si visitará a los independentistas del Frente Polisario y a los refugiados saharauis en Tinduf, donde pasará tres días valorando las posiciones de los principales afectados por el conflicto.

Estos tienen esperanzas en Ross, ya no solo por su experiencia en conflictos en el mundo árabe -domina la lengua del Islam- sino por su nacionalidad. Ross es estadounidense a igual James Baker el primer enviado de la ONU y el redactor del alto al fuego que paro la guerra entre Marruecos y el Frente Polisario así como el referéndum de autodeterminación que Marruecos rechaza.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *