Refugiados sirios en las calles de Argel. / Televisa

Hasta el momento los medios solo han informado de los cientos de miles de refugiados sirios que han salido a los países vecinos como Turquía, Jordania o Líbano. Sin embargo, unos 25.000 sirios esperan en Argelia una solución al conflicto, y muchos de ellos ya han llegado, desesperados, a la ciudad autónoma de Melilla.

Siria y Argelia son desde hace años buenos amigos, avalados con su compromiso con la gran Rusia. El país magrebí, con una clara postura de no intervención, ha manifestado su preocupación por la situación pero no ha condenado los actos cometidos por el régimen de Al Assad.

Pero, el lazo de unión entre los dos países pertenecientes a la Liga Árabe se intensificó con la conexión constante de la gran compañía aérea Argelia (Air Algerie), que mantiene conectada Damasco con Argel. Este vuelo ha sido uno de los principales métodos de huída de los ciudadanos sirio que querían escapar del conflicto, y por tierra el peligro era mayor hasta llegar a algunas de las fronteras exteriores.

 

Muchos de los que huyeron de la violencia mendigan en la Plaza Port Said de Argel

La situación se incrementó hasta pero sólo unos 70 sirios se han acercado por ahora a la oficina de ACNUR en el país, Además, se ha observado que muchos sirios están viviendo en lugares públicos como escuelas y que pueden necesitar asistencia. El gobierno de Argelia ha proporcionado asilo a los refugiados sirios que han huido de la violencia en su país.

Los más perjudicados económicamente residen desde hace meses en un campo ubicado en la Plaza Port Said de Argel, donde los vecinos ofrecen su caridad para apoyar a estas familias. Otras, más adineradas, han alquilado viviendas, y lo más desesperados se han marchado a Marruecos, donde compraron un pasaporte falso para acceder a España por la frontera internacional de Beni Enzar, entre Melilla y Nador, como ocurrió con el joven sirio Mohamed Amine, quién intentó suicidarse tras un año en el CETI de la ciudad autónoma.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *