Vista del Peñón de Gibraltar desde la pista del Aeropuerto. / Flick


Desde el comienzo de la presente legislatura, el Gobierno ha instado al Reino Unido a retomar la negociación bilateral, interrumpida durante demasiados años sobre cuestiones de soberanía según el ejecutivo español del Partido Popular.

La nueva política exterior hacia la roca promueve negociaciones que corresponden a España y al Reino Unido, justificándolas a menciones de Naciones Unidas y establecidas en la Declaración de Bruselas de 1984. El Presidente del Gobierno reiteró este llamamiento en su reciente intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

España ha propuesto, asimismo un nuevo esquema de cooperación regional (que sustituya al Foro Tripartido de Diálogo) “más eficaz y centrado en cuestiones que atañen directamente a la cooperación entre los habitantes de uno y otro lado de la Verja” cita un comunicado de exteriores. Este nuevo esquema cuatripartito contemplaría la participación, además de España y del Reino Unido, de las autoridades locales gibraltareñas y de las regionales españolas.

La pesca en aguas próximas al Peñón ha sido una preocupación constante del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y se han mantenido continuos contactos con el Reino Unido para buscar juntos, una solución local al conflicto pesquero que permita a los pescadores andaluces seguir faenando donde lo han venido haciendo tradicionalmente.

En 2013, 300 años después del Tratado de Utrech, el ejecutivo de Mariano Rajoy no reconoce al Reino Unido otros espacios que los expresamente cedidos por Utrecht de 1713. Por consiguiente, los pescadores españoles pueden faenar libremente en aguas españolas y la Guardia Civil del Mar les seguirá prestando su apoyo siempre que sea necesario.

Sin embargo, el reconocimiento de ese tratado en materia marítima, ignorando las leyes del mar, tiene un reconocimiento a la soberanía británica del peñón. Además, España pretende excluir a Gibraltar del espacio aéreo europeo, iniciativa que complicaría los despegues y aterrizajes del aeropuerto de Gibraltar, ocupado a España durante la guerra de secesión.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *