Clinto y Mohamed VI en Rabat. / MAP

Clinto y Mohamed VI en Rabat. / MAP

Queda claro que los Estados Unidos de América siguen teniendo, quieren seguir teniendo, a Marruecos como el principal socio político y económico en la región del Magreb.

Y en concreto Marruecos no es el país que más crece económicamente ni el que más ha mejorado su renta per cápita, eso sí, su diplomacia y sus lobbies son los más influyentes del Magreb, tal es el caso que el reino alauí controla la región y es su palabra la última ante cualquier movimiento.

Marruecos es el gran aliado de las grandes potencias occidentales, es decir EEUU y UE, y como se muestra en esta foto el expresidente Bill Clinton visitó el pasado domingo al rey de Marruecos. Es un impulso a sus relaciones con el expresidente y con el actual gobierno de Barack Obama, ambos miembros del partido Demócrata, a diferencia el reelegido presidente estadounidense tiene una agenda exterior más centrada en la zona asiática que en la cuenca mediterránea, muy afectada por la crisis económica.

Bill Clinton, elogió el proceso de democratización en Marruecos y el desarrollo integral bajo la dirección del equipo de Mohammed VI, quien lo recibió en el Palacio Real de Rabat. “El apoyo al desarrollo de políticas implementadas por Marruecos, aumentó un 90% la tasa de electrificación en zonas remotas y redujo sustancialmente la tasa de analfabetismo”, afirmó el antiguo inquilino de la Casa Blanca ante estudiantes y personalidades diversas.

Sin duda, Marruecos a diferencia de los países sacudidos por la `Primavera Árabe´, en donde se intentó silenciar las revueltas con represión, la monarquía alauí tomó nota de las experiencias vecinas y generó un espacio de diálogo tendiente a producir las modificaciones -al menos varias de ellas- que habían comenzado a reclamar.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *