Imagen de los occidentales secuestrados por AQMI, difundido por ANI./ ANI

El secuestro de tres cooperantes, dos españoles y una italiana, en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf ha centrado la reunión de la cumbre 5+5 que se celebraen Nuakchot, capital de Mauritania. Los ministros de Defensa de la iniciativa han discutido, además, los problemas de seguridad en el Mediterráneo.

Esta reunión, donde participan los ministerios de defensa de los cinco países del Magreb (Mauritania, Marruecos, Argelia, Libia, Túnez) y los cinco europeos (Francia, España, Italia, Portugal, Malta), han abordado las formas de afrontar la amenaza a la seguridad en su área.

Por su parte, el anfitrión Ahmed Ould Mohamed Alrazi, ministro de defensa de Mauritania, ha recomendado a los países occidentales que se abstengan de pagar un rescate a los secuestradores, y señaló que “sería secar las fuentes del terrorismo y tomar medidas enérgicas contra quienes se dedican a secuestrar para ganar dinero”.

Y es que en los últimos años el terrorismo fundamentalistas islámico ha azotado fuertemente la región, y los países occidental han pagado grandes cuantías a los secuestradores, sin embargo esta cantidad no se ha dado a la luz ni en España ni en Francia, dos de los países más afectados.

La cooperación entre los diez países se incluye la vigilancia marítima, seguridad de la aviación, la protección de la población civil en desastres de gran magnitud y el entrenamiento militar para hacer frente a las crisis. Estructuras se han creado en los últimos años como parte del “5 +5”, incluyendo un centro de formación para el desminado humanitario y un sistema de intercambio de información marítima.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *