Imagen de una avión de la compañía argelina Air Algerie

La economía argelina es una de las más potentes del Magreb, su grandes almacenes de recursos energéticos de gran calidad mantienen a un país que no es capaz de gestionar sus grandes riquezas entre la población, ya que el estado sobrevive del capital del 15% de la población que vive fuera del estado, un dato que muestra el expolio de los beneficios del gas por el estado, en beneficio de los “doblemoralistas” occidentales.

Por ello, Argelia pretende abrir mercado en un de los focos menos explotados, el turismo. Este sector afectado por la alta presión policial, por la proclamación de Estado de Excepción o el terrorismo salafista que azota al estado, nunca ha llegado a buen puerto a diferencia de sus vecinos tunecinos o marroquíes, quienes en los últimos años han explotado ese sector dentro del Magreb.

Por esto no es de extrañar que el ministro de Turismo, Smail Mimoun, anunciara este domingo que hay al menos 560 proyectos hoteleros que están parcialmente terminados o en estudio por un total de 4 millones de dólares. Permitiendo a Argelia satisfacer las necesidades apremiantes en la ampliación de la capacidad de recepción de hospitalidad que no exceda de 72.000 camas, lo que se espera que se alinean con los estándares internacionales.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *