El islamista Saad Abdellah Djaballah, líder del Frente de la Justicia y el Desarrollo (FJD)

S.RODRIGO / A. NAVARRO

Hoy el régimen militar argelino presidido por Abdelaziz Buteflika, de 75 años, celebra unas elecciones legislativas marcadas por el ocaso del general, el ascenso islamista generalizado en la región y los tímidos intentos de apertura de un sistema oxidado.

Buteflika trabaja por combatir elacreciente puesta en cuestión de una arquitectura estatal consagrada tras la guerra de independencia y halla sustento en unos recursos energéticos privilegiados así como la baja participación prevista. El viejo general, enfermo desde 2005 y en el poder desde 1999, volverá a presentarse a los comicios presidenciales de 2014 -el poder decisorio fundamental lo detenta el jefe del Estado-, aunque la batalla por sucederle ya se ha abierto.

El país magrebí vivió una oleada de protestas el 28 de diciembre de 2010 cuando varios argelinos se inmolaron siguiendo el ejemplo del tunecino Mohamed Bouazizi. La consecuencia fue la derogación del estado de emergencia promulgado desde hace 19 años en el país.

CONTINÚA LEYENDO EL ÁRTICULO EN EL GRUPO JOLY…

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *