Paso fronterizo entre la Línea y Gibraltar. / S.R

La Línea y Gibraltar son desde hace cientos de años un pueblo unido por tierra y separado por una frontera, que instaló España ante los constantes intentos expansionistas del enclave británico en la provincia de Cádiz.

Pero su cercanía es un foco de atracción para las reivindicaciones del ejecutivo de Madrid, y es fácil notar la tensión política en la verja, incluso los agentes de la policía nacional te aseguran que les hacen la “puñeta” a los vecinos, que siguen el ejemplo y que simplemente perjudican a los vecinos de ambos lados.

Ahora, el Partido Popular ha modificado leyes aduaneras, como el tabaco, en las que el gobierno socialistas habían utilizado el concepto de “zona fronteriza” del territorio español para beneficiar a los trabajadores transfronterizos y residentes a 15 kilómetros en línea recta del Peñón.

Con la nueva legislación un ciudadano de cualquier parte del Estado español, o incluso de la Unión Europea, siendo residente en La Línea pero con documentación que indique que reside en otro lugar puede sacar más de 80 cigarrillos al día, mientras que su vecino sólo está autorizado a cuatro cajetillas al mes al contar con su documentación actualizada y en regla, ya que el Gobierno Central considera que esa cantidad cubre suficientemente el consumo de un linense, pero al parecer no de su vecino de Jimena, por poner un ejemplo.

La nueva norma discrimina fuertemente a los linenses, ya que dan por hecho que la presunción de inocencia que ampara a cualquier español no existe si este ciudadano es linense o residente en nuestra ciudad, puesto que da por hecho que cualquier español va a sacar las cajetillas para su consumo, excepto el linense que lo va a usar para tráfico ilícito.

Sin embargo, esta nueva técnica es una manera de reducir la compra de tabaco en Gibraltar, donde obtiene fuertes beneficios económicos, y no de combatir el tráfico ilegal de tabaco que desde hace años se produce en la zona fronteriza.

Además, la situación económica y social que vive el pueblo de La Línea ha obligado a muchas familias a recurrir al trasperle para poder salir de la crisis y obtener algunos beneficios ya que el tabaco en Gibraltar cuesta dos veces menos que en España.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *