Estatua en homenaje a los contrabandistas linenses . / S.R

La Línea de la Concepción es uno de los pueblo andaluces donde la crisis económica originada desde el 2008 ha hecho más estragos. Desde la destrucción de empleo hasta la falta de fondos para pagar los sueldos de decenas de funcionarios han sido mucho de los motivos que han originado la situación desesperada que muchas familias viven en el pueblo gaditano.

Pero, La Línea no es solo un pueblo más de Andalucía sino que es parte de una frontera internacional, en concreto entre España y Reino Unido. El pueblo alberga la verja que separa al enclave inglés de Gibraltar de la península ibérica. La roca es fuente de ingreso para muchos linenses, y viceversa, pero el statuo de Gibraltar, paraíso fiscal, hace del peñón una fuente de contrabando.

Pero el contrabando con el enclave no se ha producido en tiempos de crisis, ya desde el firma del acuerdo de Utrecht gaditanos y llanitos (gentilicia coloquial de Gibraltar) han traficado con miles de productos, incluso las letras de palos flamencos como las Alegrías incluyen canticos antiguos sobre el trasperle con Gibraltar.

A día de hoy cientos de hombres y mujeres pasan la frontera para traer tabaco, alcohol, colonias… Productos exentos de impuestos que los vecinos del peñón suelen vender más barato de lo que se compra en España.

El perfil de trasperlista es una persona de avanzada edad que entra a la roca con su bicicleta tantas veces como sea necesario para traer los productos. Pero en la actualidad el perfil varia mucho, es un joven de entre 25 y 30 años con hijos que tiene que buscar una forma de ganarse la vida.

Estos se acomodan con ropa de deporte y se esconde en su cuerpo los paquetes de tabaco, incluso dentro de los zapatos. La legislación tan solo permite 200 cigarrillos al día, un cartón, y un litro de alcohol. Pero estas normas no importan a estos jóvenes que vende el tabaco a precio casi de costes, generando muchos beneficios cuanto mayor es la cantidad.

Y aunque el trasperle ha sido fuente de negocio, economía sumergida, en la región más pobre de Andalucía, sigue siendo a día de hoy un elemento de ingreso para muchas familias del Campo de Gibraltar.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *