El movimiento 20 de febrero ha iniciado una campaña vía Internet para frenar la construcción de ferrocarriles de alta velocidad a coste europeos concedidos por el Reino de Marruecos a la empresa francesa TGV. Los indignados marroquíes denuncia en estas imágenes como se aniquilan colegios y hospitales para financiar un proyecto que solo estará en manos de aquellos con alto poder adquisitivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *