Familias piden paz y justicia, sosteniendo fotos de familiares que fueron asesinados en la prisión de Abu Salim./AI

“La muerte, según informes, del coronel Muamar al Gadafi cerraría un capítulo de la historia de Libia marcado por la represión y los abusos, pero no constituye el fin de la historia” así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

“El legado de represión y abusos del gobierno del coronel Muamar al Gadafi no concluirá hasta que haya una rendición completa de cuentas por los hechos del pasado, y hasta que los derechos humanos se integren en las nuevas instituciones libias”, ha manifestado Hassiba Hadj Sahraoui, directora adjunta del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“La muerte del coronel Gadafi no debe impedir que sus víctimas en Libia reciban justicia. Los numerosos altos cargos libios sospechosos de graves violaciones de derechos humanos cometidas tanto antes del levantamiento de este año como en su transcurso –incluida la tristemente famosa masacre de la prisión de Abu Salim, en 1996– deben responder por sus crímenes.”

Según ha manifestado la organización, es fundamental que se lleve a cabo una investigación exhaustiva, independiente e imparcial para determinar las circunstancias de la muerte del coronel Gadafi.

Amnistía Internacional ha pedido al Consejo Nacional de Transición que garantice que todas las personas sospechosas de haber cometido abusos contra los derechos humanos y crímenes de guerra, incluidos el círculo más cercano del coronel Gadafi y su familia, son tratadas con humanidad y, si son capturadas, reciben juicios justos.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *