Un vez más ha ocurrido un grupo de unos 40 agentes españoles, entre Guardia Civil y Policía Nacional, se ha saltado la legalidad española, en concreto la ley de extranjería en Melilla, al deportar in extremis a un grupo de 140 migrantes subsaharianos que se habían encaramado desde las 6:40 de la madrugada en la alambrada fronteriza entre la ciudad autónoma y Marruecos… Esta entradilla no la podrás leer hoy, seguro.

Pero es un enfoque libre de algo que ocurrió hoy, la realidad es que cientos de miles de personas en todo el mundo migran, lo están haciendo ahora mismo, incluso eres tu y todavía no lo sabes, pero la desesperación y la ilegalidad no sale en los medios convencionales, porque eso no es noticia.

Esta información tampoco la oirás hoy: Los 300 migrantes que pretendían llegar a España y que fueron desalojados de la alambrada de Melilla que separa los reinos español y marroquí ya han sido enviados los límites con Argelia, en pleno desierto a donde serán abandonados a su suerte para que de ahí regresen a sus países de origen. El gobierno español no tomó en cuenta su propia ley y los expulsó, dejando sólo a cinco de ellos para que sean atendidos de las heridas que sufrieron en su intentona de cruzar a Europa.

Ante la falta de imágenes del salto y tras la presión de periodistas, entre ellos TeleSur, y el vídeo que contradice la versión de España y que ha grabado una pequeña ONG, Prodein, el gobierno de España ha difundido imágenes del salto, pero solo las que ellos han querido y en la que se ve al guardia civil que cayó al suelo a causa de lo que las autoridades españolas han considerado “beligerancia de los inmigrantes” que acabaron por tirarlo; dos, de objetos intervenidos a la Guardia Civil por el grupo de inmigrantes que protagonizó el asalto a la valla; tres, del momento del salto masivo.

No se muestran ni las expulsiones, ni detenciones dentro del territorio español, que si grabó la ONG y que desmienten la versión oficial que asegura que los migrantes no llegaron a sobrepasar a España.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *