EntreFronteras.com

Rescate a las políticas migratorias de la UE

Agentes del FRONTEX vigilan la costa de las isla italiana de Lampedusa. / FRONTEX

Con motivo del día internacional del migrante, Amnistía Internacional lanza una ciberacción “SOS Europa” para denunciar las políticas migratorias y su impacto en los derechos humanos de las personas migrantes, especialmente en relación a las políticas de detención, control de fronteras y acuerdos migratorios de cooperación entre países del sur de Europa y norte de Africa.

Y es que estos últimos años han sido los mas duros en políticas migratorias en la frontera sur del Mediterráneo, desde el inicio de las revueltas del norte de África y Oriente Medio, miles de personas refugiadas y migrantes intentaron llegar por mar a Europa en busca de seguridad y un futuro estable, a menudo en embarcaciones precarias, sobrecargadas y sin condiciones para la navegación.

En 2011, según datos del Consejo de Europa, al menos 1.500 personas perecieron ahogadas en el intento, entre las que había niños y mujeres embarazadas -el número podría ser mucho mayor, ya que no existen registros adecuados-. En lugar de tomar medidas para impedir esas muertes, como incrementar el número de operaciones de búsqueda y rescate, la UE ha aumentado la capacidad de Frontex -Agencia Europea para la Seguridad de las Fronteras- para fortalecer aún más el control fronterizo.

1500 personas perecieron ahogadas en el intento de llegar a los países mediterráneos de la organización supranacional

Durante el conflicto en Libia, Amnistía Internacional denunció que la OTAN no había rescatado a personas en situación de peligro en el mar, pese a que la principal justificación esgrimida para la intervención militar en ese país era evitar víctimas civiles.

Por su parte, Italia ha pasado por alto las violaciones de derechos humanos cometidas por las autoridades libias. Los inmigrantes devueltos desde Italia han sufrido detenciones arbitrarias y prolongadas, palizas y otros abusos de derechos humanos en Libia. A pesar de esto, las autoridades italianas han firmado acuerdos con Libia sin transparencia y sin garantías de que los derechos de las personas devueltas a este país no sean violados.

Amnistía Internacional también ha denunciado casos como la operación conjunta realizada en septiembre de 2012 entre Marruecos y España, para expulsar a los migrantes que habían llegado a la Isla de Tierra, al tratarse de expulsiones colectivas, prohibidas por los tratados internacionales -artículo 4 del Protocolo IV del Convenio Europeo de Derechos Humanos-, que obligan a los Estados a garantizar que las personas tienen la oportunidad de contar con un procedimiento individual en el que puedan oponerse o impugnar su expulsión.

Deja un comentario