Desde hace años los medios de comunicación y la clase política de la generación del 78 bombardean a los ciudadanos junto a sus socios de la Unión Europea sobre el acuerdo de Pesca con Marruecos.

Un acuerdo que creen beneficia a los pescadores los beneficios se revierten sobre la población ocupada del Sahara y aumenta el desarrollo de Marruecos para garantizar los DDHH.

Pero la realidad denota todo lo contrario, y es que lo Saharauis siguen sufriendo la tortura, sus ciudadanos no pueden trabajar en el pescado y los trabajadores españoles siguen ganando 100$ semanales. Por lo que los más de 50 millones de dólares es un préstamo político para Marruecos, quizás para todo lo contrario que se promueve desde la UE, maltratar, violar los DDHH y afirmar la soberanía de Marruecos sobre el Sahara.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *