Mientras el país intenta consolidar la autoridad del Estado y recuperar la normalidad tras la revolución, grupos de desplazados, migrantes y refugiados se encuentran en una situación muy precaria según la organización internacional Médicos Sin Fronteras.

Preocupa el hecho de que las autoridades libias estén cerrando los campos de migrantes, refugiados y desplazados en Trípoli sin ninguna estrategia clara de atención posterior a estas poblaciones, dejándolas en una situación de mayor vulnerabilidad. Ya el 14 de febrero, un campo donde se habían refugiado cientos de migrantes principalmente subsaharianos cerró y fue evacuado. El 20 de marzo, se evacuó otro campo que albergaba a unos 300 refugiados somalíes y ahora están esparcidos por todo Trípoli. Médicos Sin Fronteras (MSF) tenía clínicas móviles en ambos campos y ahora está intentando localizar a los pacientes para seguimiento médico en caso necesario.

MSF sigue llevando clínicas móviles a dos campos de desplazados en la capital libia, donde ofrece atención sanitaria básica y apoyo psicológico, y también da soporte cuando hay que referir a pacientes a estructuras de salud secundarias. Estos dos campos albergan a un total de unas 4.000 personas, la mayoría procedentes de la ciudad de Tawerga, al este de Trípoli, cuya población fue duramente castigada al final del conflicto en Libia. Muchos habitantes de la ciudad se vieron forzados a desplazarse entonces, y ahora no pueden volver a sus casas. MSF realiza unas 50 consultas semanales en estos dos campos.

Recientemente la organización ha donado dos depósitos blandos de agua y una rampa de distribución a un centro de detención en Garyan, al sur de Trípoli, donde están retenidos migrantes principalmente subsaharianos procedentes de África del Oeste. MSF también ha donado importantes cantidades de material médico a dos centros de salud en Bani Walid y sus alrededores, una ciudad del distrito de Misrata que apenas recibe apoyo externo por haber sido una de las plazas fuertes de Gadafi.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *