Un barco que transportaba a los solicitantes de asilo y migrantes en el mar Mediterráneo. Foto: ACNUR / L.Boldrini

Un barco que transportaba a los solicitantes de asilo y migrantes en el mar Mediterráneo. Foto: ACNUR / L.Boldrini

ACNUR ha advertido hoy de que la comunidad internacional no está prestando la debida atención al objetivo de salvar vidas en medio de la confusión entre las naciones costeras y los bloques regionales sobre cómo responder al creciente número de personas que emprenden peligrosos viajes por mar en busca de asilo o por motivos migratorios.

Con motivo de la preparación para la inauguración hoy en Ginebra del Diálogo del Alto Comisionado de ACNUR de 2014 -un foro de discusión política informal que este año versará sobre la protección en el mar– el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, ha señalado que algunos gobiernos están poniendo la prioridad en impedir la entrada de extranjeros más que en la defensa del asilo.

Esto es un error, y precisamente la reacción equivocada en una era en la que un número de personas que están huyendo de las guerras ha alcanzado una cifra sin precedentes“, declaró Guterres. “La gestión de la seguridad y de la inmigración son preocupaciones para cualquier país, pero las políticas deben ser diseñadas de manera que la pérdida de vidas humanas no termine convirtiéndose en daños colaterales“.

La naturaleza clandestina de estas rutas marítimas dificulta las comparaciones fiables con años anteriores, pero los datos disponibles señalan que 2014 será un año récord. Según las estimaciones de las autoridades costeras y las informaciones de intercepciones confirmadas y otros seguimientos, al menos 348.000 personas han arriesgado sus vidas en este tipo de viajes en todo el mundo desde principios de enero. Históricamente, el principal motivo de este tipo de flujos era la migración, pero en el año 2014 ha aumentado el número de solicitantes de asilo implicados en estos movimientos.

Europa, que actualmente afronta conflictos en su frontera sur (Libia), este (Ucrania) y sureste (Siria / Irak), está observando el mayor número de llegadas por mar. Si bien no todas necesitan asilo, más de 207.000 personas han cruzado el Mediterráneo desde el inicio de enero – casi tres veces el récord anterior conocida de aproximadamente 70.000 en 2011, cuando la guerra civil libia estaba en pleno apogeo. Por primera vez, las personas de países generadores de refugiados (principalmente Siria y Eritrea) se han convertido en 2014 en la pieza principal de este trágico flujo, representando casi el 50 por ciento del total.

Además del Mediterráneo, en la actualidad hay al menos otras tres importantes rutas marítimas que están siendo utilizadas tanto por migrantes como por personas que huyen de conflictos o persecución. En la región del Cuerno de África, 82.680 personas cruzaron el Golfo de Adén y el Mar Rojo entre el 1 de enero y finales de noviembre, dirigiéndose principalmente desde Etiopía y Somalia a Yemen, o hacia Arabia Saudita y los países del Golfo Pérsico. En el sudeste asiático se estima que 54.000 personas han emprendido travesías marítimas en lo que llevamos de 2014, la mayoría de ellos partiendo desde Bangladesh o Myanmar con rumbo a Tailandia, Malasia o Indonesia. En el Caribe, se tiene constancia de que al menos 4.775 personas han recurrido a embarcaciones entre el 1 de enero y el 1 de diciembre de este año, con la esperanza de huir de la pobreza o en busca de asilo.

Y muchos mueren o son víctimas de grupos internacionales de delincuencia organizada mientras emprenden estos viajes. A nivel mundial, ACNUR tiene información de 4.272 muertes este año. Unas 3.419 de ellas se han producido en el Mediterráneo, lo que la convierte en la ruta más mortífera de todas. En el sudeste asiático, se estima que 540 personas han muerto en su intento de cruzar la Bahía de Bengala. En el Mar Rojo y el Golfo de Adén, se han perdido al menos 242 vidas a fecha 8 de diciembre, mientras que en el Caribe el número de muertos y desaparecidos reportados a partir de principios de diciembre fue 71. Al mismo tiempo, las redes de tráfico de personas están floreciendo, operando con total impunidad en zonas de inestabilidad o conflicto, y sacando provecho de los cargamentos humanos que se ven impulsados por la desesperación.

En el contexto de España, y especialmente a las Ciudades de Ceuta y Melilla, donde el porcentaje de personas procedentes de países que generan refugiados y llegan a estas ciudades autónomas se mantiene en torno al 60%, encabezado por los sirios, la oficina de ACNUR en España ha lanzado la iniciativa El asilo es de todos, con la que busca revalorizar la institución del asilo desde distintos sectores de la sociedad civil española e impulsar una nueva dinámica para fomentar el conocimiento, la participación y la implicación de la ciudadanía en el debate sobre refugiados y protección internacional y en la búsqueda de soluciones a su situación.

El número de personas que han llegado desde el mes de enero de forma irregular por mar y tierra a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla sobrepasa ya las 6.000, de las que unos 2.500 son sirios que han huido de la guerra en su país, incluyendo mujeres y niños.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *