El uso del bioterrorismo, capaz de alterar el clima o provocar catástrofes naturales; o, incluso, la manipulación del genoma humano para crear armas biológicas selectivas, fueron algunas de las “amenazas reales” sobre las que alertaron expertos militares en el arranque de las V Jornadas de Seguridad, Defensa y Cooperación, que se celebran en Málaga del 16 al 18 de noviembre, organizadas por el Foro para la Paz en el Mediterráneo.

De izquierda a derecha, Martin, Rafael Vidal, Sañudo y Sánchez. /RCM

Luis Enrique Martín Otero, coronel de Veterinaria y coordinador del grupo de expertos para la creación de la Red de Laboratorios de Alerta Biológica (RELAB), para situaciones de crisis biológicas a nivel nacional e internacional, desglosó la nueva amenaza que supone en ecoterrorismo y sus consecuencias para la salud pública. En este sentido, este experto afirmó que “el clima del mundo puede ahora ser modificado como parte de una nueva generación de sofisticadas armas” y que pueden desestabilizar de forma selectiva sistemas agrícolas y ecológicos en regiones concretas. Aunque añadió que no se tieneconstancia certera de su uso, algunas de las catástrofes naturales ocurridas en el planeta en los últimos años, como tsunamis, inundaciones o terremotos, han levantado las sospechas.

Otro factor sobre el que incidió Luis Enrique Martín fue las investigaciones sobre el genoma humano. “Las armas genéticas pueden ser la pesadilla del siglo XXI”, afirmó. “Los progresos recientes en la investigación quizás se traduzcan en la creación de un arsenal biológico de nuevo cuño, capaz de atacar a un grupo humano con características biológicas comunes, como podría ser el caso de ciertos grupos étnicos”.

Por su parte, Emilio Sánchez de Rojas Díaz, coronel de Artillería DEM y profesor de la Escuela de Altos Estudios para la Defensa (CESEDEN) relató como se están utilizando las nuevas tecnologías de la comunicación para derrotar ejércitos. En concreto, y como testigo presencial de los hechos, relacionó la caída del presidente egipcio Hosni Mubarak el pasado mes de febrero, con revueltas popularespromovidas desde Twitter y que ya se denomina como El Cairo 3.0.

A su juicio, las redes sociales fueron una herramienta clave en este conflicto y que sirvieron para lograr una conexión entre quienes querían demostrar su descontento en contra del Estado y que consiguió reunir a más de un millón de personas en un día. “El mundo ciber ha creado un nuevo espacio virtual para el enfrentamiento, además de por tierra, mar y aire. Y es de destacar que sus efectos no son nada virtuales, son físicos y muy importantes”.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *