Cañete en la rueda de prensa del acuerdo pesquero. / MAGRAMA

Cañete en la rueda de prensa del acuerdo pesquero. / MAGRAMA

Marruecos ya la Unión Europea, premio Nobel de la Paz, han firmado hoy en Marruecos un nuevo acuerdo pesquero que permitirá regresar al caladero marroquí un centenar de buques pesqueros españoles, en su mayoría de carácter artesanal, con más de 700 tripulantes, principalmente de Andalucía y Canarias.

Tras un año y medio de lucha diplomática, y bajo la presión española, se ha conseguido firmar un acuerdo con el vecino Alauí de cuatro años y que costara un total de 160 millones euros, 40 por cada año, una cifra que alarma a los expertos que ven un gasto innecesario que genera trabajo pero no beneficios.

Es más, si el dinero invertido al año para el acuerdo se repartiera entre la flota, cabrían a un sueldo de más de 4.000 euros mensuales cada uno de los pescadores, cuyo sueldo raras veces supera el mínimo. Según el el Ministerio de esta cantidad, 16 millones corresponden a derechos de acceso y 14 millones en concepto de apoyo sectorial y cooperación al sector pesquero marroquí, y 10 millones procedentes de los pagos por licencias de los diferentes operadores que, en el caso español, suponen un incremento aproximado del 12%.

Ahora, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Arias Cañete,  espera que haya una acción concertada en el Parlamento Europeo para agilizar el proceso de ratificación del acuerdo y que pueda entrar en vigor lo antes posible, “ya que este protocolo cumple totalmente el mandato negociador del Consejo de Ministros de la Unión Europea”.

EL GASTO DE LA UE EN EL ACUERDO SUPONDRÍA UN SUELDO DE 4.000€ AL MES PARA CADA UNO DE LOS PESCADORES DURANTE UN AÑO

Entre las novedades de este acuerdo,  los cerqueros artesanales del norte (20 barcos de Barbate con 350 tripulantes), se ha ampliado la zona de pesca hacia el sur, hasta alcanzar el paralelo 33º,25’ N, para un máximo de cinco barcos simultáneos de esta flota, con posibilidad de aumentar esta cantidad el próximo año.

Los palangreros de fondo artesanales del norte (24 barcos de Algeciras, Barbate y Conil, con unos 150 tripulantes), ahora dispondrán de cinco licencias adicionales con respecto al protocolo anterior. Cuatro de estos barcos podrán pescar también más al Sur, como en el caso de la categoría 1, en el primer año de vigencia. Salvo informe científico en contrario, a partir del segundo año podrán ser más los barcos que vayan al sur.

Esto conlleva que los que hasta ahora solían trabajar en el punto de Kenitra (Marruecos), ahora puedan llegar hasta aguas del Sahara Occidental, que se encuentra en proceso de descolonización por parte de las Naciones Unidas, desde que el territorio fue abandonado por España en 1975

El último de los acuerdos, inhabilitado por el Parlamento Europeo, permitía pescar en aguas del Sahara Occidental, pero según el acuerdo, la pesca puede realizarse en “aguas que se encuentren bajo la soberanía o jurisdicción del Reino de Marruecos”, para ello la UE acordó que los beneficios debían repercutir sobre la población autóctona, divididos entre los campamentos de refugiados de Tinduf y la ocupación marroquí,  algo que los eurodiputados no han podido corroborar y que Marruecos no ha permitido investigar.

Este acuerdo es considerado por asociaciones y ONG internacionales como un gasto inútil que discrimina a la población saharaui que se encuentrarefugiado en el desierto de Argelia a la espera de volver y lograr explotar sus recursos mientras sufren serios problemas de higiene y alimentarios.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *