El minsitro de exteriores junto a la oposición siria en la Mezquita-Catedral de Córdoba. / Rtve.es

El minsitro de exteriores junto a la oposición siria en la Mezquita-Catedral de Córdoba. / Rtve.es

Buscar una solución a un conflicto internacional como el de Siria tiene una fuerte recompensa internacional, que lógicamente favorece a la imagen del país repercutiendo en el objetivo económico. España ha decidido tomar las riendas del Mediterráneo al puro estilo Sarkozy, que su sucesor en el cargo, François Hollande, no ha tomado.

Margallo, un ministro “europeísta” y confrontado con las pretensiones históricas de la acción exterior del Partido Popular, ha dado un guiño político a la región mediterránea apostando por una solución política, consensuada, de la oposición moderada de Siria que ha llevado a Córdoba a las portadas internacionales.

El conflicto que ha enfrentado a las grandes potencias, incluidos los cinco permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, parecía que iba a quedar estancado ante la permisividad diplomática de Rusia y la poderosa, pero poca meditada, acción militar.

El ministro quiere ahora ganar puntos en Europa ante una agenda exterior muy centrada en la economía, y que la excusa del legado árabe Andalucía y su institución Casa Árabe, han atraído a los sirios muy ligados a los estudios de lengua y cultura árabe que han accedido a buscar su futuro en la ciudad andaluza.

La reunión de Córdoba desembocará en un manifiesto que pida la paz para un conflicto de tres años estancado y que la UE quiere solucionar para cesar el éxodo de sirios que están llegando a las costas del sur de Italia y Grecia, un problema que se aúna al crecimiento de grupos yihadistas vinculados a Al Qaeda que amenazan a Europa.

Exteriores ha desplazado a su fuerte diplomático a Córdoba para que los sirios saquen partido de la cita y logren puntos internacionales, sobre todo tras la primera salida de armamento químico del país árabe, y que muestra la voluntad de Damasco de solventar el contencioso..

Pero frenar ese éxodo también elimina problemas, hay miles de solicitudes de asilo en los países miembros de sirios que han huido de la guerra, España por ejemplo tiene a decena de ellos atrapados en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Pero esos datos ni se asemejan a los casi tres millones de refugiados que han salido de Siria y que son el objetivo de oposición y régimen, ya que son los dueños legítimos de la tierra Siria.

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *