EntreFronteras.com

Armas saudíes, ¿el pan de nuestro hijos?

Más de 6.000 puestos de trabajos, directos o indirectos, dan las ventas de 5 corbetas a Arabia Saudí en España. En concreto en la Bahía de Cádiz, una región empobrecida y desempleada. Aquí sus trabajadores tienen claro una cosa “las corbetas dan de comer a miles de familias”, pero olvidan algo, la venta de armas a los saudíes matan de hambre a 13 millones de personas.

Muchos nos acusaran de demagogias, de antipatrióticos e incluso de ilusos (“seguro que otro las fabrica” dicen algunos alcaldes). Pero algo tenemos claro, las armas no pueden ser el pan de nuestras hijas e hijos, quién mata y viola los derechos humanos no puede ser amigo de un estado democrático por mucho que el ciudadano Borbón pretenda imponerlo. No, las armas no dan de comer, las armas matan. El empobrecimiento y el desempleo en la bahía es un problema de los dirigentes y sus administraciones que deben hacer frente a esta problemática. No, los sindicatos no pueden salir a las calles pidiendo construir corbetas para matar a civiles, deben defender los derechos humanos y de los trabajadores, también en Yemen. “Yo solo hago barcos” decía uno hace unas semanas. Pero no, no son solo barcos, son barcos de matar

Las cinco corbetas que Navantia va a vender a Arabia Saudí no son, como el avión de transporte 400M, artefactos de doble uso, civil y militar, sino herramientas de guerra. La flota saudí es un pilar fundamental en la actualidad para mantener el criminal bloqueo a la población civil yemení que la priva de medicinas y artículos de primera necesidad. El gobierno español tuvo un ataque de honestidad y paralizó inicialmente la venta de bombas (más de 9 millones de €) a Arabia Saudí. Pero ha cedido al chantaje. En el conflicto de intereses entre el derecho al trabajo y los derechos fundamentales a la vida y a la libertad, no debiera haber dudas.

Sorprende además escuchar algunos dirigentes de la Junta de Andalucía, y su caverna periodística respaldar las tesis “España no puede permitirse dejar de vender armas a los saudíes”, o los comentarios de la presidenta andaluza Susana Díaz que aseguraba que la ONU “no ha determinado que no se puedan vender portaaviones, corbetas o armas a Arabia Saudí y el Gobierno de España está defendiendo lo mismo”

Pero el 23 de octubre la ONU advirtió que la mitad de la población de Yemen podría verse afectada por una hambruna y subrayó que la situación que se vive en el país es “mucho más grave” de lo que se había alertado el pasado mes de septiembre. El representante de la ONU señaló que el informe que se presentó el mes pasado, en el que se advertía que un total de 11 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria severa, era “erróneo”. “Nuestra evaluación revisada (…) ha precisado que el número total de gente que se enfrenta a condiciones de pre-hambruna, lo que significa que dependen completamente de ayuda humanitaria, podría llegar pronto a los 14 millones de personas, la mitad de la población del país”, el jefe humanitario de Naciones Unidas, Mark Lowcock.

El problema más graves son las elecciones andaluzas del próximo 2 de diciembre. Eso es lo que en realidad les importan. No los 6.000 puestos en la Bahía, ni mucho menos los 13 millones de yemeníes. El PSOE va a sufrir su primer examen político y eso le aterra a Díaz quién ve en ella la oportunidad de reforzarse ante unas encuestas que le dejan un panorama difícil. El caso del asesinato del periodista Khashoggi en la embajada de Arabia Saudí en Estambul pone de manifiesto, otra vez, la naturaleza criminal del Estado wahabita al que algunos estados han respondido, pero en plena campaña andaluza el Gobierno y sus socios del “establishment” no pueden permitirlo, y seguirán diciendo que las corbetas son el pan de la bahía, mintiendo, porque las armas solo sirven para una cosa, para matar.

Artículo de Opinión: Sergio Rodrigo 

Deja un comentario