Una pancarta durante las protestas de los indignados del 15-M en Málaga. / M. Pachón

El próximo día 15 el movimiento 15-M cumplirá un año tras haber alcanzado cifras inesperadas en una manifestación sin símbolos, pero con reivindicaciones políticas, que hicieron temblar a políticos y banqueros ante el descontento de un gran número de ciudadanos que pasaron de las casas a las plazas con la denominación de indignados.

Hoy los ciudadanos que pasaron semanas en las plazas españolas vuelven a salir a las calles con un mensaje mucho más arraigado y elaborado que los primeros días de las acampadas. “Ni un euro más para rescatar a los bancos, educación y sanidad pública de calidad, retirada de la reforma laboral, acceso garantizado a una vivienda digna y renta básica universal” son las principales reivindicaciones acordadas en el manifiesto para la cita, que tiene como intención volver a tomar las plazas hasta el próximo 15-M.

Sin embargo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, declaró que “en ningún caso se permitirán las acampadas”, un mensaje claro ante los indignados que ya han asegurado que intentarán retomar la acampada de Sol, y de otras ciudades, a lo que el ministro respondió que “las ciudades no son campings”.

CONTINÚA LEYENDO EL ARTÍCULO EN EL GRUPO JOLY

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *