La crisis en la antigua colonia vuelve a afectar al Gobierno español, en concreto al gabinete del ministro de Asunto Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien tendrá que comparecer en el Congreso de los Diputados por petición del grupo vasco EAJ-PNV.

España es uno de los principales países pertenecientes al Grupo de Amigos del Sahara Occidental en las Naciones Unidas, conjunto al que el equipo de EEUU en la ONU presentó el anteproyecto de reforma de la misión en el Sahara, que finalmente fue bloqueado por Francia y Rusia, y al parecer también por la influencia de España.

Esta incógnita es la que el PNV quiere despejar en el Congreso, y es que el ministro reveló que la propuesta de EEUU carecía de consenso y su gabinete comunicó la satisfacción del Gobierno con el acuerdo del Consejo de Seguridad.

Margallo parece haber olvidado que en marzo de 2012 su grupo apoyó en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso una proposición no de ley del grupo vasco, por la que se instaba al Gobierno de Rajoy a “impulsar a través de la acción diplomática que resulte necesaria, la ampliación de las atribuciones de la Minurso, de manera que ésta pueda contar con un mecanismo de observación que supervise el respeto de los derechos humanos, tanto en el Sahara Occidental como en Tinduf”.

CONTINÚA LEYENDO EL ARTÍCULO EN LOS PERIÓDICOS DEL GRUPO JOLY

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *