EntreFronteras.com

El fantasma de las migraciones masivas ataca las portadas

Hola soy Sergio Rodrigo y quiero compartir mi opinión en el blog de EntreFronteras. Quiero escribir en primera personas porque hoy ha vuelto a visitarnos el “fantasma migratorio”, aunque aparece casi todos los días en los medios hoy nos ha sorprendido en la portada a cinco columnas del Diario SUR, en Málaga, un claro ejemplo del “Inmigracionalismo”.

El titular nos traer de nuevo las supuestas avalanchas migratoria que en muchos casos afecta de forma imaginaria a municipios españoles o del mundo, pero siempre viene de forma de fantasma, y no es porque sea mentira que miles de personas quieran llegar a nuestras costas para seguir su trayecto migratorio, sino porque la alarma viene creada por 104 personas que han llegado a la ciudad en una semana en dos pateras.

Pero si les parece analizamos el artículo que está cargado de anécdotas ante la falta de fuentes, bueno la verdad es que solo tiene dos: Interior y ONG, es decir Cruz Roja, que recibe fondos públicos para la atención de migrantes por parte del Gobierno de España.

Empecemos por el titular de la noticia: “Interior y las ONG temen el efecto llamada por la puesta en libertad masiva de inmigrantes”. Sobre la terminología dejo un enlace aquí que me ha enviado una profesora de la UMA, seguro que en la redacciones se lo leen con mucho interés.

Veamos el primer termino del fantasma. “Masivo”, porque la llegada de 2, repito 2, pateras con 104 personas, repito 104 personas, puede generar un efecto masivo. Yo estuve en una manifestación de 2.000 personas hace unas semanas en Málaga por la sanidad y no vi nada de masivo en los medios, pero dejar en libertad ante la falta de plazas de los CIE a 104 individuos si puede ser “masivo”.

Pero la realidad es que esta situación anormal en Málaga se ha producido en numerosas ocasiones en Granada, Almería o Cádiz, el artículo hasta lo reconoce, pero ahora es masivo. Sorprende que esto sea masivo porque en el verano de 2014 casi 2.000 personas llegaron a las costas de Tarifa, allí quedaron su mayoría en libertad, imagino que esto para este medio sería “Apocalipsis Now”.

Bueno sigo con el susodicho. Ahora me quiero centrar en el “efecto llamada”. Un fenómeno muy recurrido por el fantasmita de la migraciones y las fuentes consultadas por este artículo, pero la realidad se aleja mucho. Nos deja entrever que esa cantidad inmensa de 104 personas puede atraer a tanta gente que se merece un 5 columnas. Esta información no lo ha consultado el medio, porque el fantasmita de las migraciones no le deja, pero desde comienzos de la navidad y finales de 2016, cientos de agentes, han entrado en los bosques de Nador y Tánger. Les han destruido sus pertenencias, sus pequeñas viviendas, los han detenido y llevado al desierto. Los campos donde muchos migrantes aguardan para sortear las fronteras de la Unión Europea han sido arrasados. Por eso, me extraña mucho que soltar a 100 migrantes, que ocurre con frecuencia, sea un efecto llamada, más que nada porque el temor a ser o no internados es un riesgos que no le importa correr a una personas que lleva años viajando y que solo le queda la muerte segura o la muerte probable en el mar. Por eso los colectivos en defensa de los derechos humanos, los migrantes así como los activistas que trabajan al otro lado confirman esa represión, que lógicamente nunca se entera este dichoso fantasmita.

No quiero entrar mucho más allá de la noticia. Sinceramente lamento el disgusto para los que hayan tenido que soportar esta presión del fantasma migratorio creado por medios y el ministerio público. Una alarma que no contrasta con la realidad, sino con los intereses.

Miren, el año 2016 cerró con un aumentó del 50% de llegadas a Andalucía. En 2016 murieron más de 5.000 vidas en el Mediterráneo, en 2016 la represión fue protagonista en Marruecos contra los migrantes, … Ningunas fueron portadas a cinco columnas, pero liberar a 104 migrantes de forma tan masiva puede provocar un éxodo ante el supuesto efecto llamada, eso no tiene sentido. Lo que si cobra sentido es pensar que hay miles de personas esperando cumplir su derecho y que apalearlos o forzarlos al mar es una violación de los derechos humanos, por lo que si se garantizasen vías seguras no ocurriría esto, pero claro quién diga esto NUNCA, y digo Nunca, aparecerá a 5 columnas en un medio local o nacional en España.

Deja un comentario