Estrecho de Gibraltar, la muerte en la ruta migratoria

El Estrecho de Gibraltar sigue siendo una de las rutas más peligrosas del mundo pues en sus siete millas de dimensión han perdido la vida más de 250 personas en 2016 y más de 25 en lo que va de 2017.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha presentado su Balance Migratorio 2016, en el que denuncia que el número de personas que han muerto o desaparecido en la Frontera Sur intentando alcanzar España se ha duplicado en solo dos años. El pasado año, 295 personas perdieron la vida, “fruto de las políticas de cierre de fronteras”.

Es evidente, critican, que “pese a todas las medidas tomadas y las inversiones multimillonarias efectuadas, las políticas migratorias emprendidas por España y por la UE, son un claro fracaso. Estas medidas, no solo son claramente inhumanas sino que también son ineficaces, por lo que es necesario un giro de 180º hacia unas políticas más humanas y de respeto a los derechos humanos”.

El balance destaca el incremento progresivo de personas que han llegado a nuestro país en los últimos años. A pesar del relativo descenso en el número de llegadas a España por la Frontera Sur en relación a 2015 (debido básicamente a que se han recibido menos personas sirias, particularmente en Melilla) “si tomamos como referencia el año 2010, el número de personas que han llegado a España el año pasado está cerca de triplicarse”, asegura la APDHA. La tendencia queda claramente ejemplificada en este último mes de enero, en que el número de llegadas se multiplicó por tres respecto de enero del año pasado (1.289 en 2017, frente a 402 en 2016).

Las muertes de migrantes se duplican en las costas…

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha presentado su Balance Migratorio 2016, en el que denuncia que el número de personas que han muerto o desaparecido en la Frontera Sur intentando alcanzar España se ha duplicado en solo dos años. El pasado año, 295 personas perdieron la vida, “fruto de las políticas de cierre de fronteras”.

Es evidente, critican, que “pese a todas las medidas tomadas y las inversiones multimillonarias efectuadas, las políticas migratorias emprendidas por España y por la UE, son un claro fracaso. Estas medidas, no solo son claramente inhumanas sino que también son ineficaces, por lo que es necesario un giro de 180º hacia unas políticas más humanas y de respeto a los derechos humanos”.

El balance destaca el incremento progresivo de personas que han llegado a nuestro país en los últimos años. A pesar del relativo descenso en el número de llegadas a España por la Frontera Sur en relación a 2015 (debido básicamente a que se han recibido menos personas sirias, particularmente en Melilla) “si tomamos como referencia el año 2010, el número de personas que han llegado a España el año pasado está cerca de triplicarse”, asegura la APDHA. La tendencia queda claramente ejemplificada en este último mes de enero, en que el número de llegadas se multiplicó por tres respecto de enero del año pasado (1.289 en 2017, frente a 402 en 2016).

“Nada comparable con las dimensiones de los flujos hacia Grecia e Italia”, señala la APDHA. Las migraciones por nuestra Frontera Sur suponen apenas un 7% de las llegadas a Europa por la ruta de los Balcanes, el Mediterráneo Central o el Este del Mediterráneo, a tenor de los datos publicados por la Organización Internacional de las Migraciones.

No obstante, el incremento experimentado en el flujo de llegadas a España también se confirma por la vía marítima, que ha crecido casi un 40% respecto a 2015. En el caso de Andalucía, se pasó de 3.736 llegadas en 2015, a 6.508 en 2016. En cuanto a zonas, el mayor número de llegadas se registra en Almería, seguido de Granada y Cádiz.

Aunque el número de personas llegadas a Almería es superior al de Cádiz, el número de embarcaciones es superior en Cádiz que en Almería, debido a que se utilizan embarcaciones más pequeñas con unas 10 personas de media. En Almería, sin embargo, la media de personas por embarcación es de 21 y esta cifra alcanza las 31 en Granada y las 41 en Málaga.

Sólo en la ruta de Canarias se ha producido un ligero descenso [de 875 a 710] debido en parte -según Frontex- a los acuerdos con Marruecos, Mauritania y Senegal, pero, también como resultado de la desaparición de más de 160 personas que partieron del Sahara y Mauritania.

En el balance presentado se señala que el 69% de las personas llegadas por la Fronteras Sur a España vienen de países subsaharianos. Guinea-Conakri, Costa de Marfil y Argelia son los principales países de procedencia de las personas llegadas a España. Sólo el 31% de los llegados son de origen magrebí, básicamente procedentes de Argelia.

La APDHA confirma que la inmensa mayoría de las personas que migran hacia España son varones. Tan solo un 10% de las llegadas corresponden a mujeres, mientras que un 8% son menores, norteafricanos y subsaharianos fundamentalmente. La entidad considera relevante que mientras que años atrás el mayor número de menores subsaharianos era de muy corta edad y venían acompañados, en los últimos años se ha observado un aumento del número de menores subsaharianos adolescentes que viajan solos.

De esta forma, se puede decir que el perfil de la persona que llega a España por la Frontera Sur es el de un chico joven, varón, procedente del África Negra.

El balance dedica una parte especial a la situación de Ceuta y Melilla. Durante el año 2016, lo más significativo ha sido el descenso de la llegada de personas procedentes de Siria, en 5.200 personas aproximadamente. Se mantiene la baja entrada en Melilla por el método del “salto a la valla”, que contrasta con Ceuta que, en diciembre, contabilizó 428 entradas en un solo día, adelantando lo que viene ocurriendo en estas primeras semanas de 2017.

A juicio de la APDHA, continua en todo caso la excepcionalidad jurídica en ambas ciudades con la práctica de las devoluciones en caliente, “alejadas de toda legalidad internacional, y el sufrimiento y violación de derechos humanos” de cuantos intentan llegar a Europa por esta vía, especialmente en Marruecos.

Como Samuel, el niño de 4 años cuyo cadáver apareció recientemente en Barbate, un total de 295 personas perdieron la vida intentando llegar a España. La mayoría eran subsaharianas y desaparecieron al salir del Sahara, Mauritania o en el Mediterráneo (en mar de Alborán). Para la APDHA, se trata de un drama creciente cuyo origen hay que situarlo en la miseria y las guerras de las que estas personas huyen. Pero, a juicio de la entidad, la causa inmediata es la política de la UE y España respecto a la inmigración y asilo, que construye alambradas y muros y se basa en el rechazo y en el racismo institucional.

La APDHA afirma que el gobierno “abdica de analizar seriamente los resultados de su nefasta política de control de flujos. Estima que su Balance Anual de la Lucha contra la Inmigración Irregular es “tardío y tendencioso” y que la política actual “no sólo causa mucho sufrimiento y provoca muchas muertes, sino que además es ineficaz desde el punto de vista del objetivo que pretende conseguir: la regulación legal y ordenada de los flujos migratorios”. Y sin embargo, entienden, un análisis serio es imprescindible para acometer el necesario giro radical en las actuales políticas migratorias.

La organización considera que evitar el drama de la inmigración clandestina -que se ha cobrado miles de vidas en el Mediterráneo- ofreciendo vías legales y seguras es una obligación moral, un deber humanitario y una exigencia democrática.

El cuerpo de un migranmte fallecido en las costas de Cadiz. Miguel Pachón

El Sahara salta la valla de Ceuta

Ceuta ha vivido hoy el salto más numeroso de las últimas décadas. Según las autoridades y el 112 de Ceuta unos 500 migrantes habrían llegado a la ciudad autónoma de España sorteando la alambrada fronteriza. Hay numerosos heridos a ambos lados, y 25 han tenido que ser trasladado al hospital de Ceuta.

Es curioso pero todo esto surge varios días después de que las autoridades de Marruecos advirtieran el pasado 6 de febrero, a través de un comunicado, que el cumplimiento de la sentencia de la Corte de Justicia de la UE del 21 de diciembre que excluye al Sahara Occidental dentro del acuerdo agrícola, tendría consecuencias en varios ámbitos, principalmente el migratorio.

El ministerio de Agricultura marroquí señaló que cualquier obstáculo respecto a los acuerdos agrícolas y de pesca conllevaría el riesgo de que se reanude “el flujo migratorio que Marruecos, mediante un esfuerzo sostenido, ha conseguido gestionar y contener”.

Analistas y fuentes saharauis aseguran que este salto “nada tiene de casualidad” y que Marruecos pretende presionar a la Unión Europea ante la complicada relación tras las sentencias europea que excluia al Sahara del acuerdo agrícola ya que violaba el derecho internacional en referencia a lo que el Reino Alauí considera “provincias del sur” que Europa señala en realidad son “territorios ocupados”.

La crisis UE-Marruecos ha salpicado de lleno al ejecutivo de Rajoy que tanto su ministro del interior, con reunión en Bruselas, como el Secretario de Estado tratan de analizar la situación. Por ello el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, informará este viernes desde Ceuta de los últimos datos sobre el operativo dispuesto por el Gobierno tras la entrada de los migrantes.

No sorprende este encontronazo, ya ha ocurrido en otras ocasiones. Lo que llama más la atención es como España mercadea con las numerosas personas que se rifan en las vías clandestinas la vida y la muerte ante el cerrojazo de Europa a conceder visados.

25 vidas se cobra el Estrecho de Gibraltar en…

Veronique, Samuel, Brenda… hasta 25 nombres se suman ya a los muertos y desaparecidos en la ruta del Estrecho de Gibraltar en 36 días. Vida de los migrantes que optan por las pequeñas «toys» para sortear las fronteras europeas.

El último naufragio se ha conocido sobre las 18 horas de este miércoles 15 de febrero, cuando Salvamento Marítimo de España ha confirma citando fuentes marítimas marroquíes que una balsa con unos 11 migrantes habría volcado.

La autoridades del Reino Alauí confirmaron que dos migrantes fueron rescatados con vidas y estos habrían relatado que otros nueve compañeros estaría desaparecidos. La balsa pertenecía a la  de 11 migrantes de origen subsahariano que salieron en la madrugada para alcanzar la costa andaluza y que alertó el colectivo Caminando Fronteras.

Desde las 7 de la mañana la lancha y el helicóptero de Salvamento Marítimo iniciaron un dispositivo de búsqueda en la zona, pero según fuentes oficiales Tarifa Tráfico, perteneciente a Marruecos, informó sobre las 14 horas que habían rescatados a los once ocupantes de la balsa por lo que Salvamento retiró sus efectivos.

Horas más tarde, Marruecos volvía a informar que la balsa había volcado y que tan solo habría recuperado a dos supervivientes, el resto estaba desaparecido. La Marina marroquí mantienen un dispositivo de búsqueda de los desaparecidos y pese al ofrecimiento de Salvamento en colaborar con las autoridades alauíes hasta el momento estos la han rechazado.

Este naufragio es el tercero en el estrecho desde el pasado 14 de enero cuando una balsa volcó frente a las costas gaditanas y en el que se hallaron numerosos cadáveres, ese mismo día se encontraba el cuerpo sin vida de una mujer en otra patera donde 2 migrantes desaparecían. Además el pasado 12 de febrero tres migrantes llegaron a la Playa de la Caleta en Tarifa por sus propios medios, pero los supervivientes del temporal advirtieron que dos compañeros habría desparecidos en el agua.

Ahora se suma la desaparición de estos 9 migrantes que se lanzaron a aguas del Estrecho con un fuerte temporal que ha provocado este miércoles fuertes rachas de vientos de hasta 80 kilómetros por hora con un mar de levante que ha generado grandes olas en este punto geográfico donde se junta el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico, lo que suma al Estrecho 25 vidas entre muertos y desaparecidos.

Tres años de la Tragedia del Tarajal

15 migrantes murieron el 6 de febrero de 2014 en un intento de entrada a Ceuta a nado disuelto por la Guardia Civil con pelotas de goma y botes de humo. Las imágenes son claras: los agentes dispararon hacia la zona donde se encontraban nadando estas personas y no auxiliaron a nadie cuando los migrantes se encontraban «unos sobre otros”. Tres años después el dolor de las familias no se ha convertido en justicia.

Un total de 14 de los 16 agentes imputados utilizaron pelotas de goma durante la tragedia, como reconocieron en el informe remitido por la Comandancia de Ceuta al juzgado, publicado por EP. Cinco de los guardias civiles citados, entre ellos el capitán, pertenecen a la Unidad de Compañía Rural de Seguridad de Ceuta. El resto se integra en el Grupo de Reserva y Seguridad número 2 de Sevilla.

Cientos de migrantes que cruzaron valla de Ceuta, marcharon…

Más de 500 personas han reclamado este sábado en Ceuta «derechos humanos» en las fronteras con motivo de la denominada «IV Marcha por la Dignidad», que ha recordado a los 15 inmigrantes fallecidos el 6 febrero del 2014 cuando intentaban entrar por la frontera del Tarajal, un caso recién reabierto por la Audiencia de Cádiz para dilucidar si la actuación de los guardias civiles influyó en las muertes.

Salvamento marítimo rescata a unos migrantes en una balsa en el estrecho. / S.M

Samuel, el Aylan de Barbate

Aylan murió en las costas Turcas e indignó al mundo. Desde entonces más de 500 han muerto tratando de llegar a Europa, entre ellos podrías estar Samuel. El viernes 27 apareció el cuerpo sin vida de un niño en la playa de Barbate pero aún no ha sido identificado, tiene seis años y subió con su madre a una balsa que naufragó en el Estrecho, huían del conflicto del Congo, ahora las ONG esperan lograr la identificación para hacer un entierro digno, su madre vedo aún sigue desaparecida en el estrecho.